Sin categoría

Reflexiones de POE

Problemas cotidianos

Existen diferentes problemas cotidianos…Unos que se presentan en el entorno laboral, otros que se presentan en el entorno familiar e incluso el amoroso.

Existen diferentes maneras, métodos, soluciones para lograr erradicarlos. Depende el contexto, el problema, la persona, el ambiente. Pero, al haber problemas interpersonales, o incluso grupales; también se presentan problemas intrapersonales. Estrés, fatiga, problemas que, culpamos siempre a los demás. Jamás lograremos pensar que nosotros somos el verdadero problema, que al haber hecho esa acción, nosotros fuimos el problema. “Fue su culpa” “Eso no me tocaba” Diremos que la otra persona fue, para asi, nosotros en nuestra egocentridad quedar, a imagen pública en un tono mirífico, para expresar que nosotros no somos el problema o somos el causante.

Pero,¿esos son problemas “de verdad” por asi decirlo?

Al joven se le bombardea con pensamientos y expresiones de: “Uyy mano, tu todavía estas joven; ya que crezcas y tengas una vida familiar y laboral, ahí se pone lo bueno. Tu no tienes de que preocuparte. Mientras disfruta tu niñez/pubertad, para sufrirla después”.

Si, claro. Son problemas… problemas que yo, gracias a Dios no afrento y batallo incansablemente como mis padres cotidianamente. Pero… para mi el verdadero y único problema que nos llevaremos a la tumba será siempre el mismo: La expresión.

Siempre la gente quiere ser oida, escuchada. A las personas, les encanta opinar; sea de medicina, deportes, o conocimentos de un área especifica que no conocen, pero la gente siempre se quiere expresar. Pero jamas lo terminara de hacer. Las opiniones dia a dia cambian, los paradigmas y perspectivas de algún tema cada dia se aclaran mas, o incluso se pueden volver mas confusos. Las personas, crean e inventan historias en sus cabezas… En su pizarrón interminable en el que pueden escribir, dibujar y redactar historias que contengan cualquier tema. Las personas anotan y anotan y dibujan y crean mas al estar solos, al estar en un espacio sin sonido, sin ruidos perturbantes. Las mejores historias, las mejores fabulas, son escritas en nuestra cabeza y siempre queremos, tener a un alumno que copie de nuestro pizarrón imaginario todo lo que tenemos, pero el problema es que a nadie le interesa nuestra clase… solo a nosotros. Solo nostros nos aclaramos dudas, e incluso nos autopreguntamos y cuestionamos. Expresamos lo que nuestro subconciente nos trata de decir. Explicamos nuestras perversiones, pensamientos pero, solo los expresamos ahí dentro, en donde nuestra voz rebota con el cráneo. Pero, al querer sacar todo eso nos afectan nuestras emociones. La desconfianza principalmente. Las ganas de decir “ Le voy a expresar esto para tener su opinión” son inmensas, pero al presentarse la desconfianza nuestra emotividad y nuestra fluidez se apaga, y se sigue con la vida cotidiana. La aburrida e incluso injusta vida cotidiana, que es el antonimo en toda la expresión de la palabra, de la vida que creamos en nuestra cabeza a la realidad. La realidad es nuestro enemigo principal, que jamas venceremos. Si tu, que lees esto has alcanzado la manera de expresión mas completa, siéntete un mentiroso, porque eso, eso es imposible.

Deja un comentario