Sin categoría

✍ Bitácora de lo(s) sentido(s)

Cincuenta años de jugar Rayuela
de brincar con un pie, con los dos
de aventar papel mojado de lágrimas de amores abandonados
de resfriados absoluta y pura decepción
de aviones que nunca aterrizaron
de leer los horóscopos sin saber que signo es el que nos venía menos incierto
de olvidar lo que aprendimos de Marx y Engels
de tirar el libro rojo sin olvidar lo que vejaron en nombre de la revolución cultural.
Buscar la Maga
visitar París para ver si el jazz sonaba igual en el barrio latino.

Cinco décadas de decadencia del mucho mundo
de ver caer cientos y cientos de esperanzas
de menos verde y muchos verdes
de derechas virulentas y de izquierdas que más vale olvidar.

Medio siglo y han muerto casi todos los que admiraba en esta vida
Aún quedan muchos y los cercanos valen más y cotizan al alza  día con día

Ya no juego Rayuela
hace años que no veo ninguna pintada en las calles que conozco
he pintado una en el patio y he empezado a aventar libros  mojados
espero que las letras inventen otro juego y empecemos a jugar un nuevo mundo

Deja un comentario