Sin categoría

✍ Bitácora de lo(s) sentido(s)

No hablo griego y no conozco el mar muerto

Del latín se pocas frases y todas tienen que ver con Dios -Agnus dei-
Nunca he leído a Mallarmé en francés  pero me viene a la memoria:

El idéntico espacio, anulado o crecido,
a los testigos fuegos muestra desde su tedio
que en un astro, entre fiestas, un genio se ha encendido
un tercero de La Noche

De Shakespeare me gusta el Rey Lear porque el mal no triunfa 
y el bien no logra imponerse en las intrigas de los hombres de la Aristocracia eterna
Una lectura colectiva del Quijote es un día de lluvia, tristeza y silencio dirigido.
Amo el mar y pocas veces he destendido sus olas porque no se dormir en ellas
Abro un libro todos los días y casi siempre ha sido el mismo
Un poema es una forma de creer en el otro y la hermosa Zymbosrka 
me ha enseñado que se puede hablar de propio y de prestado.

Un día me quedé sentado frente a un Rubens mas de tres horas 
y entendí la ansiedad gramo por gramo.
La gente escribe a cada rato, toma fotos, dice lo que hace, donde se encuentra. 
Jamas había leído tantas frases célebres sobre todo lo imaginable.
Jamás habíamos estado tan cerca del desamparo asegurado..
No hablo griego y lo lamentaré 
cuando llegue al mar, muerto

Deja un comentario