Sin categoría

De citas ™ y de prestado ℗

42
Esta mañana el mar engulló a una isla.
Era una isla pequeña, sin atracaderos ni muelles, ro-
deada,en vez de playas, por pantanos.
Del remolino por donde se fue, aún quedan círculos.
Dos estatuas de sal la trasparentaban en sus brazos con
pesadumbre, tal vez con la conciencia de atestiguar el
viaje de un amor deshecho.

Deja un comentario