Sin categoría

De citas ™ y de prestado ℗

Vivimos de hecho en un mundo en el que los seres humanos como tales han dejado de
existir por un buen rato; puesto que la sociedad ha descubierto en la discriminación la
gran arma social con la que uno puede matar hombres sin derramamiento de sangre;
puesto que los pasaportes o los certificados de nacimiento, y a veces incluso los recibos del
impuesto sobre la renta ya no son papeles oficiales sino cuestiones de distinción social. Es
verdad que la mayoría de nosotros depende enteramente de cánones sociales; perdemos
confianza en nosotros mismos si la sociedad no nos aprueba; estamos –y siempre lo estuvi-
mos– preparados para pagar cualquier precio con el fin de ser aceptados por la sociedad. 

Hannah Arendt1 

Deja un comentario