Sin categoría

✍ Bitácora de lo(s) sentido(s)

Me canso de extrañarla y  no veo la hora para recuperarla en los minutos que giran en reversa
Me duele su partida aunque me queden casi todas las piezas sin mover.
La veo decirme un adiós interminable al correr de las  hojas de esos libros infantiles.
Sabe lo importante que es aunque no importe ni uno sólo de sus sueños extranjeros
Toma mi cara entre sus manos como un jícara en poder de un sediento perdido desde siempre.
Se me acaban las palabras de tanto nombrarla con adverbios de doble negación:
No: Nunca, jamás, tampoco
No tiene sentido continuar ni nada, ni nadie, ni ninguno me hará que la deje de echar de menos
y mucho menos de mas hasta volverla a encontrar

Deja un comentario