Sin categoría

De citas ™ y de prestado ℗

“Los faroles se encendieron bruscamente e hicieron palidecer las primeras estrellas que brillaban en la noche. Sentí que mis ojos se cansaban de seguir mirando las aceras con su carga de gentes y de luces. Los faroles hacían brillar el pavimento mojado y los tranvías, a intervalos regulares, lanzaban sus reflejos sobre cabellos brillantes, una sonrisa o una pulsera de plata. Después con los tranvías más raros y la noche ya negra sobre los árboles y los faroles, el barrio se vació insensiblemente, hasta que el primer gato atravesó con lentitud la calle de nuevo desierta.

ALBERT CAMUS
El Extranjero

Deja un comentario