Sin categoría

✍ Bitácora de lo(s) sentido(s)

Vuelo de Aeroméxico  #106 con destino a Guadalajara

Estoy en la fila esperando abordar un pájaro metálico
no hay una sola cara conocida,
un gesto esquivo que me recuerde a alguien, de alguna vez.
Todos cuidan sus pertenecías alojadas en pequeñas maletas, esperando partir.
La fila avanza, han dado la orden de abordar a los pasajeros con asientos en la parte trasera
Caminamos por unos pasillos angostos y fríos escuchando el silencio.
De pronto me alegra no ver a nadie conocido, ni adelante, ni atrás.
Es lo mas parecido a formarse en la fila que nos llevará irremediablemente donde ya no hay retorno.

Deja un comentario