Sin categoría

✍ Bitácora de lo(s) sentido(s)

Un poco cada día

Hoy he muerto un poco más que ayer
y mucho mas que otros días de los muchos años en que me he ido habitando
Me desangré con un desánimo despojado de auxilio sentado en un sillón.
Vi como se desnudaba el cielo y rodaba su pedrería, lentejuelas y apliques de temporal.
Una roca de tristeza  descalabró mis colecciones de nostalgia.
El olor a tierra mojada me cimbró como a una lagartija
Los gusanos adoloridos salieron de mis zapatos y ni un sólo pájaro vino tras ellos.
Recordé como se van marchitando las flores y  me metí en la regadera
Por si acaso:  lloré con los ojos abiertos
mirando como mis manos se estrujaban en la tersura del efímero atardecer

Deja un comentario