Sin categoría

✍ Bitácora de lo(s) sentido(s)

Las Siete 

La primera vida la dejé pasar tan solo respirando
Desperté justo en la segunda con un asombro desmedido por todo lo que se movía.
Para la tercera ya sabía algunas causas y efectos
de razón, traiciones, juegos y nostalgias de esas que dejan huella.
La cuarta me la bebí con sed y con apuro.
En la quinta una mujer me restauró el alma y devoró mi cuerpo.
Llegaron mis hijos en la sexta y me puse a buscar la eternidad en todo lo vivido.
Por callejones y azoteas ando buscando de todo
en especial un gato agazapado
antes de que la séptima se acabe

Deja un comentario